Blog notice

La impresión 3D ahora aplicada a la gastronomía

La Universitat Politècnica de Catalunya y la Fundación CIM han firmado el convenio de colaboración con la Universitat de Barcelona a través de su Campus de Alimentación, aportando una nueva línea de actuación en la inauguración del Laboratori de Demostracions Tecnològiques i d’Investigació Culinària.

Dos Universidades que se unen para promover un conjunto de actividades dirigidas a la investigación y la promoción de la aplicación de la tecnología de impresión 3D como línea de demostración y experimentación en el campo de la alimentación y la gastronomía. Un convenio que se enmarca en el proyecto para la creación de un  Centre d’Estudis i recerca Gastronòmica de Catalunya  en una iniciativa promovida por la UB, la  Fundació Alícia  y la IRTA, que liderará el cocinero Joan Roca del Celler de Can Roca, galardonado como mejor restaurante del mundo en la última edición.

Un acuerdo, pues, que se integra en la modificación del Pla General Metropolità del Recinto de Torribera, promovido por la Diputación de Barcelona y que busca convertirse en uno de los puntos principales de la comunidad gastronómica que está trabajando en el projecte RIS3CAT.

Un acto de colaboración firmado por las figuras más representativas de las tres instituciones integrantes: Dídac Ramírez, Rector de la UB; Enric Fossas, Rector de la Universitat Politècnica de Catalunya y Felip Fenollosa, Director General de la Fundación CIM. 




Tecnología 3D aplicada a la gastronomía

El trabajo de la Planta Pilot de la Fundación CIM en conjunción con el desarrollado a las instalaciones de la UPC en Castelldefels en nombre de  BCN3D Technologies, tratan de extraer el máximo partido a todas las innovaciones y upgrades existentes para las impresoras 3D.

Uno de estos es el  Paste Extruder, un sistema de extrusión que controla la cantidad de material depositado a través de la presión ejercida por una jeringuilla. Los materiales que pueden ser utilizados son muy diversos y van desde el chocolate hasta elementos cerámicos, la única condición indispensable es que sean capaces de fluir para depositarse en sucesivas capas y así llegar a crear geometrías muy libres. Por lo tanto, es un complemento perfecto para ser utilizado en la cocina creativa y de autor, y así lo demostró el proyecto en colaboració con Carme Ruscalleda. Una emulación, a través del Paste Extruder y la tecnología 3D, de una cristalera de Santa María del Mar. Un proyecto que demuestra las grandes opciones de la tecnología de impresión 3D.





La aplicación de esta tecnología de impresión 3D en el campo de la gastronomía y de la alimentación requiere de un trabajo interdisciplinario entre instituciones pioneras de la tecnología 3D e instituciones de referencia en estudios e investigación alimentaria y gastronómica conjuntamente con los profesionales, especialmente del mundo de la alta restauración. En este sentido, el laboratorio inaugurado cuenta con equipamientos de última generación patrocinados por la empresa de instalación de laboratorios y alta cocina industrial Flores Valles S.A. y está equipado con tres impresoras 3D, cedidas por la Fundación CIM vinculada a la UPC.

Las actividades giran en torno a la experimentación con el chocolate, un producto emblemático de la cocina y la gastronomía con un equipo de trabajo formado por Pere Castells, de la Unidad de Investigación Gastronómica de la UB y Joaquim Minguella, Roger Cardona y Arnau García de la Fundación CIM-UPC. En esta dirección, la Fundación CIM demuestra que está impulsando en Cataluña no sólo la investigación y aplicación de estas nuevas tecnologías de fabricación digital al entorno industrial y el doméstico, sino que a partir de la presente experiencia se plantea poner la tecnología 3D al servicio del bienestar.