Blog notice

Felip Fenollosa: "O el país es industrial o no hay progreso"

La colaboración entre Ricoh y la fundación CIM-UPC ha sido reconocida con el premio del partenariado Publicoprivado en I+I de los Premis Nacionals de Recerca, un galardón que han recibido con discreción pero satisfacción por el reconocimiento que supone. En una entrevista en los Fulls d'Enginyeria, su director, Felip Fenollosa, cree que es un "posicionamiento de país" hacia el apoyo de los centros de investigación a las empresas industriales y defiende una apuesta sólida por la relocalización y la reindustrialización de Catalunya para generar progreso y bienestar social. La impresión 3D puede tener mucho peso para aumentar la competitividad y estar al servicio de las personas.

 

¿Como han recibido el Premi Nacional de Recerca?

No nos lo esperábamos porque en el CIM-UPC somos técnicos que trabajamos y la difusión que hacemos la tenemos adaptada a las necesidades de nuestro propósito que es ayudar a la industria, a la innovación. No somos una fundación como para hacer grandes comunicaciones sino que somos gente discreta, que es parte del ADN de los ingenieros, y no nos lo esperábamos. Fue una sorpresa muy considerable.

 

¿Qué supone para el CIM-UPC este reconocimiento?

Yo creo que supone un reconocimiento a la industria que genera resultados a partir de investigación. Es importante que esto sea en el ámbito industrial cuando tradicionalmente en Catalunya son otros ámbitos los que hacen el paso de la investigación al mercado. Es relevante y representa, por tanto, un reconocimiento a la innovación, la investigación y la industria más clásica que conocemos, transformada en el ámbito digital. Y eso está muy bien: es un posicionamiento de país.

 

Se les ha premiado por la colaboración público-privada entre Ricoh y la fundación. ¿Es el modelo a seguir por las iniciativas de I + D?

Nosotros lo llevamos siguiendo desde hace 30 años porque no tiene ningún sentido que haya todos los avances tecnológicos que hay y que no sea nuestro tejido industrial que se beneficie. Llevamos muchos años haciendo de puente entre todos los avances de fabricación avanzada en el mundo, en este caso ha tocado a Ricoh y su apuesta de fabricación aditiva. Cuando abrimos puertas hace 30 años hacíamos de puente, cuando se estaban dibujando las cosas en 3D en computadora y empezaban a haber fresadoras que pasaban de absolutamente manuales a computerizadas. Y claro, esto ha sido un no parar, ir detectando que había por el mundo, cerrar acuerdos con empresas y velar para que nuestras industrias se pusieran a utilizar todas estas herramientas que le dan competitividad frente a otros en el mundo.

 

La crisis del Covid-19 les ha hecho ganar visibilidad...

Seré sincero. Si la pregunta es si somos más visibles para la lucha contra el Covid-19, te diré que sí. Pero te diré también, con toda la franqueza, que ojalá no hubiera existido el Covid-19 no sólo por las víctimas y toda la desgracia que supone, sino porque como institución que está en medio de la industria, es un drama económico . Sí, nos conocen más y hemos hecho un gran trabajo, pero como toda empresa de nuestro país, estamos sufriendo mucho.

 

¿Y qué futuro les espera, pues?

Evidentemente, la perspectiva es muy cortoplacistas. Estamos luchando. Las mismas instituciones y gobiernos aprenden lo que deben hacer y dejar de hacer y de alguna manera sabemos que ya está bien habernos explicado. Veremos si es suficiente o no, y ya veremos si nos impulsa este premio. Lo que más les puede ayudar en este momento es que las empresas, la gente, entienda que es compatible evitar rebrotes y continuar la actividad económica; y por tanto, trabajar. Es necesario que se haga formación, y prototipos de nuevos productos para mejorar fabricación digital, que el conjunto social entienda que tenemos que seguir yendo a todas.

 

Seguramente están bien posicionados en esta situación, ¿no?

Es evidente. Hay dos puntos fuertes. El primero: que la fabricación digital puede ser ágil y acelera procesos. Se ha demostrado que puedes tener en poco tiempo piezas de respirador y salir de un bloqueo de importaciones que ha sido dramático y brutal y que no acabará - ya se bloquean medicamentos, estamos en el siglo XIX mentalmente. Por lo tanto, la fabricación digital y el 3D se demuestran como herramientas y estamos con cierto liderazgo para ayudar a las empresas. La otra cosa que tenemos a favor es que nos tenemos que replantear seriamente si reindustrializar el país, relocalizar no sólo los productos médicos sino otros que también vale la pena que los tengamos aquí. Y esto también es una oportunidad. Debemos ayudar al tejido productivo a volver a fabricar cosas, y volver a producir productos estratégicos pesar aparentemente sean más caros hechos aquí. Quizás con la optimización de la fabricación digital los dramas de los costes no serán tanto. Siempre decimos que son los costes logísticos, de transporte desde Asia, lo que lleva más parte de coste total. Y la parte laboral, que era la gran excusa, está quedando absolutamente irrelevante para tomar decisión de fabricar o no fabricar. Por lo tanto, estamos en la apuesta de la fabricación digital que puede hacer las cosas de inmediato y ahorrar problemas graves.

 

Y a nivel de técnicas de 3D, ¿que nos depara el futuro más inmediato?

Una de las novedades que está muy limitada por falta de formación de gente, un aspecto que aquí intentamos cubrir, es que la potencialidad de la fabricación aditiva no está siendo todavía aprovechada. Hoy en día podemos fabricar piezas de muy alta complejidad a condición de dominar las herramientas CAD y simulación por ordenador de alta complejidad que existen. Se pueden llegar a hacer cosas muy optimizadas, muy eficaces, que por ejemplo, pueden ayudar al cambio climático ahorrando pesos, combustibles, etc. Alemania, EE.UU., Inglaterra lo conocen y aquí tenemos la oportunidad de ponernos las pilas. Objetos que hoy en día no pueden ejecutar porque no es posible, la fabricación aditiva lo permite y optimizaciones que no tendría sentido hacer antes porque serían infabricables hoy lo son.

 

¿Qué podemos esperar que se imprima en 3D que ahora nos pueda parecer complicado?

Estamos haciendo cosas por la misma persona. Todos los audífonos, un sector que irá a más, ya están hechos por fabricación aditiva. En temas dentales, también, y todas las prótesis, etc. se están haciendo paor fabricación aditiva. Por lo tanto, en preservar la vida, el 3D está teniendo una importancia esencial. Por ejemplo, un prototipo impreso de 3D le permite al médico ensayar una operación de cáncer en un niño, saber dónde hay una arteria y no cortarla. En absoluto se podía hacer antes y ahora sí.

 

La concepción del 3D cambiará pues?

Más allá de la impresión 3D, que hay otras tecnologías como el corte láser, es que un ordenador que puede utilizar cualquier persona pueda materializar sus cosas con unas máquinas con coste acotado. Esto abre un abanico brutal. Una de las anécdotas de la crisis es la manija de la puerta que hicimos aquí. Me llamó un conocido del Valle de Aran que con su impresora 3D puso las manitas en el Hospital de Vielha. Esto era impensable hace un tiempo. A ver, ¿qué hubiera pasado con el coronavirus hace 15 años?

 

Todo son ventajas con el 3D?

Sí, porque acelera el ciclo de diseño y te pone, en el ordenador, en una especie de prueba-error muy competitivo y muy ágil. Se debe comparar con una máquina de escribir en papel y pensar si es eficiente un programa de tratamiento de textos. Asimismo lo digo.

 

Comentaba que hay falta de formación. ¿No hay suficiente gente que quiera dedicarse al 3D?

Siempre faltan, faltan ingenieras y que a partir de cierta edad tierna se generen vocaciones tecnológicas y vocaciones técnicas. Una de las funciones más importantes de la planta piloto es justamente hacer pasar escuelas, niñas y niños que tienen que decidir cuál es su mundo y su futuro profesional, y enseñarles máquinas impresionantes, cosas hechas que puedas decir ''esto lo podríais hacer vosotros, esto se puede materializar con una 3D doméstica ''. Es dar argumentos para que su primera opción sea lo que garantiza calidad de vida y una clase media fuerte en nuestro país, que es la industria.

 

Las administraciones hace unos años que trabajan en esta línea, suponemos que los frutos se verán en pocos años, ¿no?

Esperamos, nosotros estamos aquí ayudando. Somos los ejecutores del estado de conciencia que sabemos que o el país es industrial o no hay progreso y ser industrial también significa hacer frente a los retos de nuestro mundo como es la sostenibilidad o la transición energética ...

 

¿Qué ha pasado para llegar a necesitar esta relocalización?

Yo diría que es complicado. Los expertos ya han hecho el diagnóstico mejor que yo pero ha habido un desprestigio social de la industria continuado en el tiempo que ha pesado. Se ha visualizado, por ejemplo, en escuelas de FP donde los ciclos de mecanizado o diseño han desaparecido en beneficio de otras profesiones vinculadas al sector servicios pero que no añaden valor al final que puede añadir un trabajo de calidad industrial. También es cierto que el trabajo industrial se ha transformado, la automatización ha tenido su impacto y ha faltado una ambición por el conocimiento, el reto y por superarse el momento de los estudios.

 

¿Y qué deben hacer las empresas pues?

Los deberes de ahora es que cada empresa analice bien como podría transformar el modelo de negocio con estas tecnologías en lugar de seguir con lo de siempre, que nos la dejará descabalgata: o una empresa extranjera o una de aquí y se lo llevará todo.

 

Font: La Entrevista - Felip Fonollosa: "O el país es industrial o no hay progreso" Fulls d'Enginyeria. Elisenda Rosanas

¡Nuevo cupón de descuento!

Trabajamos para que puedas formarte desde casa.

Precio especial con el cupón TARDOR20 en los cursos 3D online.