Blog notice

CAR3D, el proyecto de innovación que responde al COVID-19

Con la llegada de la actual pandemia a nuestras vidas, y pasados ya los dos primeros meses de intensa lucha contra la COVID-19, son muchos los nuevos desafíos sanitarios que nos han sorprendido y a los que se han tenido que dar respuesta. En algunos de ellos, tecnologías de producción como la fabricación aditiva no solo han resultado de gran relevancia ofreciendo diferentes soluciones técnicas clave, sino que lo siguen siendo permitiendo satisfacer la demanda de mascarillas y otros equipos de protección en centros médicos y hospitales. 

En este sentido, se ha hecho más que evidente la importancia de invertir en el sector sanitario, efectivamente, pero también en investigación y desarrollo tecnológico. Las capacidades que se han demostrado en estos campos en relación con la adaptabilidad de la impresión 3D, aumentando el margen para iteraciones para un diseño y reduciendo los tiempos de entrega de dichas mascarillas, entre otras herramientas, han sido determinantes en las tareas del personal del sector de la medicina.

De este modo, y hasta que exista una vacuna o un tratamiento efectivo para este coronavirus, el uso de máscaras y otros EPP (Equipos de protección personal) son la mejor manera de limitar la propagación del mismo. Teniendo en cuenta además que las estrategias de certificación a nivel nacional han sido varias, uno de los desafíos actuales será mantener el suministro de unas mascarillas que cumplan todas las normativas y que, en la medida de lo posible, sean aptas para su reutilización.

Para poder seguir trabajando en nuevas soluciones más completas, el grupo de socios formado por el Hospital Sant Joan de Déu, la Universitat de Barcelona, el centro tecnológico CIM UPC y su spin-off líder mundial en impresión 3D, BCN3D, participarán del proyecto CAR3D: COVID-19 Rapid Response Innovation Project, concebido para mejorar la capacidad europea de producir equipos de protección personal.

                                     

El proyecto consistirá en diseñar, desarrollar y validar pantallas faciales y mascarillas reutilizables que cumplan con las especificaciones de la UE. Estos EPP deberán cumplir con los estándares de calidad, teniendo en cuenta la ergonomía, la transpirabilidad y el correcto contacto con la piel. También se abordará la identificación y posible escalado de producción europea ante cualquier crisis de otros elementos que actúen como fronteras al contagio, como escafandras textiles o abridores de puertas. Una vez concluidos los proyectos, los archivos resultantes se liberarán totalmente para un uso global y sin restricciones: no existirán patentes y se compartirán los diseños digitales para promover que diseñadores y fabricantes puedan contribuir en mejorar el producto y en su producción.

Actualmente, los primeros resultados esperados son conseguir reducir la presión sobre la adquisición de PPE, asegurando la disponibilidad de un mayor abastecimiento de productos que cumplan con los estándares de la UE. El aumento de la producción también reducirá la dependencia de proveedores no europeos, así como del uso de PPE que no cumplen con los estándares de calidad marcados por la UE. La participación de proveedores de fabricación aditiva significa que la demanda actual podrá satisfacerse sin la necesidad de adaptar otras industrias estableciendo una red de proveedores a los que se puede recurrir en otras emergencias.

¡Nuevo cupón de descuento!

Trabajamos para que puedas formarte desde casa.

Precio especial con el cupón PRIMAVERA20 en los cursos 3D online.